La adicción a los videojuegos, ¿trastorno mental?

Cad Aten Primaria 2017; 23 (2):24

educativo, ocupacional u otras áreas importantes. El patrón de comportamiento del juego puede ser continuo o episódico y recurrente. El comportamiento del juego y otras características son normalmente evidentes durante un período de al menos 12 meses para que se asigne un diagnóstico, aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves.

Exclusiones: Juegos peligrosos (QF12), Trastorno bipolar tipo I (6A60), Trastorno bipolar de tipo II (6A61)

Asimismo, el borrador de la CIE-11, divide el trastorno del juego (6C51), en:

– 6C51.0 Trastorno del juego, predominantemente en línea: se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente (“juego digital” o “videojuego”) que se realiza principalmente a través de Internet y se manifiesta por las características anteriores.

– 6C51.1 Trastorno del juego, predominantemente sin conexión:  se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente (“juego digital” o “videojuegos”) que no se realiza principalmente a través de Internet y se manifiesta por las características anteriores.

– 6C51.Z Trastorno del juego, no especificado: una categoría residual.

Se han pronunciado en contra algunas asociaciones como la ESA, y algunos especialistas2, argumentando que la formalización de un desorden de juego en el CIE-11 tiene repercusiones médicas, científicas, de salud pública, sociales, potencialmente problemáticas por la dificultad de identificar el límite entre el comportamiento “normal” y la enfermedad real, lo que lleva a diagnósticos falsos. Por lo tanto, se requiere precaución, y proponen una investigación más a fondo antes de su inclusión. Algunas personas pueden jugar excesivamente como un método para sobrellevar otros problemas de salud mental. Para otros, los juegos podrían ser una forma de evitar actividades desagradables como el trabajo o la escuela como parte de una crisis existencial sobre la dirección de la vida.…

En el DSM-53 (APA, 2013). El gambling disorder se incluye en el capítulo de sustancias adictivas con el argumento de que las conductas de juego activan sistemas de recompensa similares a los que activan las drogas y producen algunos síntomas conductuales comparables a los producidos por sustancias. También encontramos que se ha incluido en el DSM-5 el trastorno por juego en internet como una condición que debe ser estudiada pero no se incluye como trastorno, lo llaman trastorno debido al juego en internet, pero solo en juegos sin apuestas, no los relacionados con recreaciones sociales, esta forma de jugar que ocupa muchas horas, pudiendo ser en grupo, puede acompañarse de malestar o deterioro de la persona llegando a ser significativo en su vida. Para el DSM-V hablamos de hasta 9 síntomas de los que para ser diagnosticado tendrían que cumplirse 5 en un periodo continuado de 12 meses lo que nos deja con un trastorno de ámbito adictivo y no impulsivo.

El Trastorno del juego, es un gran problema a investigar y diagnosticar antes de llegar a situaciones irresolubles, la OMS ha hecho su propuesta, debemos buscar formas de conciliar la vida digital y sus avances sin perder el contacto con la realidad.

 

Bibliografía
1. Organización Mundial de la Salud.  CIE-11  icd.who.int/dev11/l-m/en
2. van Rooij AJ, Ferguson CJ, Colder Carras M, Kardefelt-Winther D, Shi J, Przybylski AK. A weak scientific basis for gaming disorder: Let us err on the side of caution 2018. psyarxiv.com/kc7r9.
3. La adicción a los videojuegos en el DSM-5 / The Internet Gaming Disorder in the DSM-5.Carbonell, Xavier. Adicciones (Palma de Mallorca); 26(2): 91-95, abr.-jun. 2014.

 

 

Descargar numero en pdf: caderrnos2017-2-final

Sumario – Volume 23 (2). Decembro 2017.

About AGAMFEC

AGAMFEC é a Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria, federada da asociación nacional semFYC.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.