Eficacia y seguridad de los inhibidores SGLT-2

Cad Aten Primaria 2017; 23 (1):31

Riesgo de fractura

En octubre del 2015 la FDA emitía una alerta acerca del mayor riesgo de fracturas y de disminución de la densidad mineral ósea con el uso de canagliflozina. Este mayor riesgo también se observó en el estudio CANVAS dado que los pacientes tratados con canagliflozina presentaron un aumento del 26% en el número total de fracturas.

Riesgo de amputaciones

Más recientemente y a raíz de los resultados preliminares del estudio CANVAS las agencias reguladoras emitieron una alerta acerca del mayor riesgo de sufrir amputaciones de las extremidades inferiores los pacientes tratados con canagliflozina, lo cual se confirmó tras la publicación de los resultados finales del estudio ya que, aunque era un efecto adverso poco frecuente (6,3 ‰ vs 3,4 ‰) su incidencia era casi el doble en pacientes tratados con canaglifozina.

Riesgo de deterioro de la función renal

Otro posible problema relacionado con los canagliflozina y dapagliflozina es la posibilidad de provocar una insuficiencia renal aguda, lo cual también generó una alerta por las agencias reguladoras. Lo que se ha observado en los estudios de seguridad CV con empa y canagliflozina fue un efecto beneficioso a nivel de la función renal a largo plazo, si bien es verdad que en las primeras semanas del tratamiento con estos fármacos suele producirse una ligera caída del filtrado glomerular, sobre todo como consecuencia de la hipovolemia que provocan estos fármacos al inicio del tratamiento.

CONCLUSIONES

  • Los inhibidores de la SGLT-2 reducen el desarrollo de complicaciones CV en pacientes con diabetes tipo 2 que ya han sufrido un evento CV previo.
  • Provocan un incremento de infecciones genitales por cándida, lo cual es una causa poco frecuente del abandono del tratamiento.
  • No parece que produzcan un aumento de las infecciones del tracto urinario.
  • No deben utilizarse en pacientes con riesgo de cetoacidosis: insulinopenia, deshidratación, diabetes tipo 1 o insuficiencia renal.
  • Se observa un mayor riesgo de fracturas con el uso de canagliflozina.
  • En pacientes con antecedentes o factores de riesgo de amputación no debería de utilizarse el tratamiento con canagliflozina.
  • Al inicio del tratamiento es conveniente asegurar una buena hidratación de los pacientes con el fin de minimizar el riesgo de un deterioro de la función renal.

Bibliografía

  1. Nissen SE, Wolski K. Effect of rosiglitazone on the risk of myocardial infarction and death from cardiovascular causes. N Engl J Med. 2007; 356:2457-71.
  2. Zinman B, Wanner C, Lachin JM, Fitchett D, Bluhmki E, Hantel S, et al. Empagliflozin, Cardiovascular Outcomes, and Mortality in Type 2 Diabetes. N Engl J Med. 2015; 373:2117-28.
  3. Neal B, Perkovic V, Mahaffey KW, de Zeeuw D, Fulcher G, Erondu N, et al. Canagliflozin and Cardiovascular and Renal Events in Type 2 Diabetes. N Engl J Med. 2017 jun 12. doi: 10.1056/NEJMoa1611925.

Descargar numero en pdf: cadernos2017vol1
Volume 23 (1). Xullo 2017.

About AGAMFEC

AGAMFEC é a Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria, federada da asociación nacional semFYC.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.