Eritema Nodoso: manejo en Atención Primaria

Cad Aten Primaria 2017; 23 (2):21

Existen informes de casos que describen el beneficio de los inhibidores del factor de necrosis tumoral alfa (TNF–α) para EN severa o refractaria, particularmente en pacientes con EII subyacente. Se ha reportado beneficio con etanercept, adalimumab e infliximab. Estos agentes sólo deben utilizarse después de que se hayan excluido las causas infecciosas del EN, especialmente la tuberculosis (13,14). La duración del tratamiento en estos casos no está bien establecida, pero, al igual que en otras enfermedades autoinmunitarias e inflamatorias sistémicas, parece razonable mantenerlo al menos hasta que la enfermedad se mantenga inactiva durante varios meses.

 

PRONÓSTICO

El pronóstico es bueno, resolviéndose la mayoría de los casos espontáneamente o con tratamiento. Las recaídas pueden ocurrir en hasta un tercio de los casos o en los casos desencadenados por enfermedades crónicas subyacentes.

Debemos considerar la remisión al especialista apropiado cuando el EN es recurrente, no responde a tratamientos de primera o segunda línea o si sospechamos un trastorno subyacente. Se puede realizar un manejo correcto en Atención Primaria una vez descartadas todas las posibles causas subyacentes, y cuando existe respuesta favorable al tratamiento.

CONCLUSIONES

El interés del EN no sólo reside en obtener una correcta aproximación diagnóstica a la lesión cutánea, ya que ésta en la mayoría de las ocasiones tiene un pronóstico excelente, sino que el verdadero reto radica en alcanzar el diagnóstico de los posibles procesos extracutáneos y sistémicos asociados para poder establecer un tratamiento específico.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Willan R. CutaneousDiseases. London: Johnson, St. Paul’sChurch-Yard; 1798.
  2. Hebra F. Diseases of the skin. London: New SydenhamSociety; 1860.
  3. White, Wain L., Michael G. Hitchcock. Diagnosis: erythemanodosumornot?Semin Cutan MedSurg. 1999; 18(1):47-55.
  4. Requena L, Requena C. Erythemanodosum. Dermatol. Online J. 2002 Jun;8(1):4.
  5. Ríos JJ, Sendagorta E, González-Beato MJ. Eritema nudoso. MedClin (Barc). 2009; 132: 75-79. Doi:: 10.1016/j.medcli.2008.09.016
  6. García-Porrúa C, González-Gay MA, Vázquez-Caruncho M, López-Lazaro L, Lueiro M, Fernández ML et al. Erythemanodosum: etiologic and predictivefactors in a definedpopulation. ArthritisRheum. 2000; 43 (5): 584-92.
  7. Requena L, Sánchez Yus E. Erythemanodosum. Semin Cutan MedSurg. 2007 Jun; 26(2):114-25.
  8. Schwartz RA, Nervi SJ. Erythemanodosum: a sign of systemicdisease. Am FamPhysician. 2007; 75: 695–700.
  9. Song JS, Halim K, Vleugels RA, Merola JF. Dapsonefortreatment of erythemanodosum. Dermatol. Online J. 2016; 22 (2).
  10. Yurdakul S, Mat C, Tuzun Y, Ozyazgan Y, Hamuryudan V, Uysal O, et al. A double-blind trial of colchicine in Behcet’ssyndrome. ArthritisRheum. 2001; 44:2686–92.
  11. Jarrett P, Goodfield MJ. Hydroxychloroquine and chronicerythemanodosum. Br J Dermatol. 1996; 134:373.
  12. Callejas JL, Ríos R, Sánchez D, Ortego N. Adalimumab en el tratamiento del Eritema Nodoso. MedClin (Barc). 2010;135(2):90–94.
  13. Boyd AS. Etanercepttreatment of erythemanodosum. Skinmed 2007; 6:197-9.
  14. Clayton TH, Walker BP, Stables GI. Treatment of chronicerythemanodosumwithinfliximab. ClinExpDermatol 2006; 31:823-824.

Continuar leyendo …

About AGAMFEC

AGAMFEC é a Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria, federada da asociación nacional semFYC.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.